El packaging protege al consumidor

Imagen

Para presentar este nuevo número de INFOPACK, cuyo protagonismo es para el envase de productos cárnicos, me gustaría empezar con una afirmación que realizó en estas mismas páginas, hace algún tiempo, Josep Maria Riera, director de marketing de Esteban Espuña: “en un mural tan saturado como es el del mercado de los elaborados cárnicos, la presentación de los productos es básica en la decisión final de las personas que compran los productos; tan importante es el diseño de la etiqueta como el envase en sí mismo”.

Y yo añadiría que, mucho más allá de la imagen del producto, cuyo papel nunca me cansaré de ponderar, la industria cárnica tiene la obligación de superarse cada día para que su producto, sensible como pocos por su corta vida útil, llegue al consumidor en condiciones de consumo óptimas y con la frescura deseada: en resumen, llevar a la mesa del consumidor alimentos de calidad y seguros. ¿De qué sirve producir un alimento de excepcional calidad si no se puede hacer llegar al consumidor manteniendo todas las propiedades que le confieren dicha excepcionalidad? El packaging, junto con una correcta trazabilidad a lo largo de la cadena de producción y suministro, es el principal aliado de la industria cárnica para llegar al lineal de venta en perfectas condiciones. Las empresas cárnicas son conscientes de ello y buscan en sus proveedores de packaging el socio adecuado que les permita, con sus materiales y tecnologías, prolongar la vida útil de los productos alimentarios (calidad), reducir los residuos (sostenibilidad) y ofrecer una protección máxima de los productos (seguridad). Porque, protegiendo al alimento, el packaging protege al consumidor.

Según ANICE, la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España, la industria cárnica se encuentra “entre los cinco primeros sectores industriales de nuestro país, sólo por detrás de sectores de la dimensión de la industria automovilística, la industria del petróleo y combustibles y la producción y distribución de energía eléctrica”. De hecho, genera una cifra de negocio próxima a los 20.000 millones de euros (el 2% del PIB del país), lo que da una idea de la extraordinaria dimensión del sector cárnico, el primero sin lugar a dudas de la industria española de alimentos y bebidas. Se da la particularidad, además, de que nuestro país es un tradicional elaborador de un gran surtido de embutidos, con el jamón como estandarte. Toda una potencia cárnica, sin duda, que se apoya en el packaging para cumplir las exigencias de frescura, comodidad y seguridad de las cadenas de distribución y del consumidor final. En este dossier de mercado el lector encontrará algunas de las claves.

No nos olvidamos de otros sectores como el del vino, que en Enomaq 2013 ha tenido una importante cita que ha aprovechado INFOPACK para reunir a los diferentes protagonistas de la cadena de producción (bodeguero, impresor, diseñador y proveedor de papel) y analizar la impresionante evolución de la etiqueta autoadhesiva en el mundo del vino en los últimos años.

Precisamente uno de los artífices de esta evolución es Gráficas Varias, cuyo liderazgo en el ámbito de la innovación es reconocido por todo el sector en nuestro país. En reconocimiento a ello, a Gráficas Varias le dedicamos nuestra portada y una interesante entrevista con su director general, Josep Varias.

Javier Romero, fundador de la revista Infopack

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: