Innovar para mejorar, mejorar para crecer

editorial13_infopack

Iniciamos un nuevo año y, como no puede ser de otra manera, en línea con nuestra particular filosofía empresarial, un nuevo reto empieza a cobrar forma en nuestro horizonte. Se trata del desafío más complejo al que una editorial de revistas profesionales se puede enfrentar hoy en día: adaptarse a los tiempos cambiantes ofreciendo información y opinión útil y de calidad; acompañando al profesional del packaging, sea cual sea el ámbito de su actividad, así como al consumidor final de packaging (las marcas) en el conocimiento de las últimas tendencias, tecnologías y soluciones que pueden aportarle una idea, un camino a seguir, un rumbo empresarial.

En definitiva, tratamos de aplicar algo en lo que vengo insistiendo a diario a mis colaboradores y amigos del mundo gráfico y del packaging: innovar para mejorar, mejorar para crecer. Es una máxima que se puede aplicar a toda actividad empresarial y, si me apuran, a toda actividad vital. Reinventarse, sí, pero…  (SI QUIERES SEGUIR LEYENDO ESTE ARTÍCULO PUEDES HACERLO EN LA VERSIÓN ESCRITA DE NUESTRA REVISTA INFOPACK. PUEDES SUSCRIBIRTE POR TAN SÓLO 50€ AL AÑO EN WWW.INFOPACK.ES)

Javier Romero, fundador de Infopack

 

Nuevas oportunidades de negocio para los productos del mar

zabaleta12

El consumo de pescado y otros productos del mar en los hogares españoles ha caído un 8% desde el año 2008 debido a la crisis económica. Y en concreto, en el año 2012 el consumo de pescado retrocedió un 1,24% en España, con descensos del 3,7% en el pescado congelado y del 0,7% en el pescado fresco; mientras que el marisco retrocedió un 0,9% y las conservas, un 1,5%.

Aun así, España sigue estando a la cabeza de los países europeos en consumo de pescado con 26,5 kilos por persona y por año, según datos ofrecidos en el último salón SeaFood celebrado en Fira Barcelona.

Por tanto, los productos del mar siguen formando parte de la dieta mediterránea, la demanda existe. La industria debe centrarse en adaptarse a los diferentes hábitos de consumo y necesidades del mercado para recuperar la senda del crecimiento, y para ello encuentra en el envasado nuevas oportunidades de negocio.

Un ejemplo muy claro es el pescado fresco previamente envasado que ofrecen superficies comerciales como Mercadona o Carrefour. Los consumidores adquieren cada vez más, e incluso sustituyen el producto de mar congelado por el fresco en bandeja. Esta tendencia crece anualmente a un ritmo del 13% en volumen, muy lejos del estancamiento sufrido por el pescado y marisco congelados.

Las variedades frescas, por tanto, están dinamizando el mercado. Los supermercados están ofreciendo pescados y mariscos en envasados y listos para preparar como filetes envasados en atmósferas modificadas o en envases activos. Alargan la vida útil entre 5 y 10 días dependiendo de la especie, lo cual es una ventaja para las familias, que en muchos casos realizan la compra una vez por semana.

Además, para aquellas personas que no tienen tiempo para cocinar, dichos envases pueden incluir salsas y ser horneables o microondables, respondiendo a la demanda de productos fáciles de preparar, con un formato adaptado al tamaño de los hogares. Es más, una de las claves identificadas para mejorar la oferta está en preparar pescados y mariscos con mejor sabor, con formas y cortes más cómodos. Las nuevas tecnologías de envase permiten, por ejemplo, que las salsas se infundan lentamente con el pescado, obteniendo un resultado más exquisito.

Otro formato en el que innovar es aquel que facilite el consumo de pescado en cualquier momento y lugar. Por ejemplo, ensaladas de pescado o productos a base de pescado para el almuerzo, como snacks, etcétera.

Para responder a las necesidades de información, el envase inteligente surge como una gran solución. Por ejemplo, introduciendo en envases indicadores de cocinado, que avisan cuando el pescado está listo para su consumo. Con esta tecnología se podría conseguir que los envases enviasen alertas al móvil sobre la próxima caducidad del pescado, suponiendo un gran aporte para aumentar la seguridad alimentaria y evitar el desperdicio de alimentos.

Por último, todas las incorporaciones deben realizarse desde una visión integral de la cadena de suministro, por lo que las empresas también deben orientarse a la optimización de costes, utilizando envases más ligeros y con propiedades similares que permitan ahorros en la fase de transporte y distribución.

En definitiva, la comercialización de productos económicos, fáciles de conservar, preparar y consumir, junto con la garantía de calidad y seguridad del producto, así como un menor impacto ambiental son funciones clave que el sector de productos del mar debe incorporar a los envases en este camino para mejorar su competitividad.

Javier Zabaleta

Director Gerente de ITENE

Ingeniería empresarial, lo llaman algunos

editorial12

Cerramos nuestro último número de 2013 con un amplio informe sobre envases para alimentos perecederos, poniendo el foco en los productos del mar. Se tratan de alimentos especialmente sensibles, que exigen unas rigurosas condiciones de conservación desde su pesca hasta que llegan al frigorífico del consumidor. Es esencial mantener la cadena del frío para que el pescado o marisco llegue a la mesa con todas su frescura

En este número conoceremos el estado actual de la tecnología aplicada el envasado de productos del mar, destinada principalmente a prolongar su tiempo de conservación y mantener -e incluso a potenciar- sus cualidades organolépticas.

Quisiera destacar, por otro lado, la iniciativa que hemos tenido este mes de analizar cómo afronta los desafíos en tiempos de crisis una compañía del sector del packaging. La elegida ha sido Etiquetas Macho, empresa referente en el mercado de la etiqueta autoadhesiva español.

Ubicada en Morón de la Frontera (Sevilla), Etiquetas Macho es una empresa familiar, ejemplar donde las haya por su gestión modélica y por una voluntad de servicio que le ha hecho ganarse el respeto y la admiración del mercado, sin olvidar la calidad de sus trabajos en el mundo de productos oleícolas y, más recientemente, en los vinos y licores.

Interesante visión la de Etiquetas Macho por lo mucho que, a mi juicio, se puede aprender de sus valores y ética empresarial, de cómo darle la vuelta a la crisis para conocer mejor las propias capacidades y los elementos susceptibles de mejora, de cómo desarrollar políticas internas encaminadas a una lograr una producción eficiente y sostenible, todo ello sin menoscabo del producto final. Ingeniería empresarial, lo llaman algunos. Lo que para muchos se ha convertido en un callejón sin salida en estos tiempos en los que prima la “optimización de recursos” (por no llamarlo directamente reducción de costes), para Etiquetas Macho ha sido una oportunidad de crecer como organización, de fortalecerse como empresa.

La logística interna, los procesos de trabajo, todo ha sido supeditado a la búsqueda de las máximas eficiencias productivas, al tiempo que la inversión, lejos de frenarse, no ha parado de crecer, especialmente en maquinaria de impresión y acabados de última generación. Sí, ha sido un crecimiento hacia adentro, pero ha permitido a la empresa aumentar en competitividad y eficacia. El servicio al cliente, si cabe, ha mejorado.

Como recalca su director general, Juan Macho, “lo primordial no es la facturación, sino la rentabilidad del negocio”. De la misma manera que el precio, aunque importante, no es capital. El modelo debe basarse en pilares como servicio, calidad y precio, no sólo en éste último, un error que observamos con más frecuencia de la que desearíamos. Etiquetas Macho demuestra que una empresa con una gestión profesional, basada en un modelo de servicio, es rentable, por mucha crisis que haya.

Me gustaría acabar mi última tribuna del año con ciertas dosis de optimismo. Soy consciente de que este 2013 ha sido nuevamente convulso debido a la sempiterna crisis económica. Cunde el desánimo en la sociedad. Pero se ven atisbos de luz al final del túnel: muchas empresas, especialmente las exportadoras, están cerrando este año en números positivos. Se intuye que la confianza está volviendo al mercado, las ganas de invertir ya no se quedan en buenos deseos, sino que se están concretando proyectos de todo tipo… Deseamos fervientemente, desde Pressgraph mediaGroup, que esta tendencia se mantenga y que contagie a todo el colectivo de la industria del packaging.

2014 será, seguro, un Próspero y Feliz año para toda la familia del packaging.

Javier Romero, fundador de Infopack

Packaging para precocinados: alta tecnología al servicio del consumidor

Imagen

Las marcas, tanto de fabricante como de distribuidor, hace tiempo que se han dado cuenta que cuidar al consumidor, facilitarle las cosas, es tan importante como su producto. Los platos preparados, aunque denostados por algunos sectores -cada vez más minoritarios-, suponen un gran alivio para aquellos, entre los que me incluyo, a los que las diferentes obligaciones del día a día nos impiden ya no dedicarle a la cocina el tiempo que merece, sino disfrutar de una comida sosegada y sin prisas.

En este sentido, ¿qué demanda el consumidor hoy en día? Formatos de envase más variados, desde individuales a familiares; por supuesto, con materiales que permitan una fácil apertura del envase y que conserven o incluso alarguen la vida útil del producto; diseños que permitan ver el alimento preparado sin grandes complicaciones y que resulten realmente atractivos en el punto de venta; una comunicación que apele a la nostálgica sensación de que estamos a punto de adquirir una “comida casera”, elaborada con ingredientes de primera calidad y naturales; que sean envases “verdes”, amigos del medio ambiente; y por si fuera poco, hasta pedimos que se puedan calentar en el microondas o en el horno directamente, sin tener que extraer el alimento del envase.

Es decir, el envase de un plato preparado que incluya todas estas características es una verdadera obra de ingeniería, técnica, creatividad y arte. El nivel de exigencia al que el consumidor lleva al fabricante de envase y a toda la cadena de producción relacionada es realmente excepcional. Intentamos en este penúltimo número del año aportar algunos datos que nos harán ver cuál es el estado de la tecnología en packaging para platos preparados listos para introducir en el microondas u horno y las tendencias más actuales. Un proveedor global de papel nos mostrará sus soluciones para envases para microondas y un fabricante de envases de plástico para alimentación nos explicará los requisitos técnicos que debe cumplir un envase para poder ser calentado en microondas.

No nos olvidamos de nuestra cuota de diseño de packaging en este número de INFOPACK, analizando el caso de un exclusivo aceite de oliva. Se trata el aceite de un mercado que está dando mucho que hablar en cuestiones de innovación en diseño de packaging, siendo en muchos casos terreno abonado para diseños verdaderamente sorprendentes y rompedores con lo que se venía haciendo hasta hace apenas un par de años en este ámbito.

La neuroPLV, una interesante disciplina que está revolucionando la toma de decisiones en la creación del espacio de venta y en la creación del mismo packaging, tiene también su ventana en este número. A buen seguro tendrá mucho decir al elevar al estatus de ciencia, con datos 100% medibles, la reacciones del consumidor en el lineal de venta.

Por último, destacar la celebración de EMPACK Madrid 2013, un salón que va camino de convertirse en un clásico del packaging en nuestro país. Su formato y filosofía se adaptan perfectamente el momento económico actual y ha atraído una vez más a importantes proveedores de soluciones de packaging y etiquetas. Los pasillos del salón se llenaron de visitantes en lo que es un síntoma de que el sector del packaging, quizás, está empezando a ver algo más de luz a final del túnel.

Javier Romero, fundador de la revista Infopack

La conveniencia marca la innovación en envases de alimentos preparados

zabaleta10

Hoy en día, las personas cada vez disponemos de menos tiempo para preparar la comida, buscamos la comodidad y nos preocupamos por mantener una dieta saludable, lo cual ha repercutido en el aumento de la demanda de productos de fácil y rápida elaboración.

La conveniencia, por tanto, es una de las tendencias de mercado que da origen a este nuevo segmento que está creciendo a un ritmo acelerado y las ventas registradas hasta ahora lo convierten en un mercado prometedor. Prueba de ello es que en España, en 2012, los alimentos preparados crecieron en facturación un 2,4% hasta los 2.375 millones de euros, cifras que podrían elevarse hasta el 4% en 2014, según las conclusiones del estudio Sectores de DBK.

La tecnología de envasado de alimentos preparados debe permitir que se cocinen directamente en hornos convencionales o microondas para cumplir con las demandas del consumidor. La innovación tiene como objetivo la correcta regeneración del alimento en el momento del consumo y los requisitos son diferentes en función del tipo de horno, empleándose distintos materiales.

En el caso del horno convencional, se utilizan materiales como el CPET (PET cristalino) capaz de aguantar un amplio rango de temperaturas (-40 a 220º C) con buenas propiedades barrera. Mientras el PP (polipropileno) permite el llenado en caliente y su uso con microondas. Ejemplos de ello son las bandejas termoformadas con lámina microondable de Sealed Air o los envases duales para calentar en horno convencional o microondas de Plus Pack.

Destacar soluciones que ya encontramos en el mercado como los envases “Steam”, que permiten el cocinado del alimento con su propio vapor en envases plásticos que suelen tener perforaciones o microperforaciones. Un ejemplo de estos productos es la gama de vegetales y patatas al vapor para ser cocinados en horno microondas de la empresa Verdifresh.

En otros alimentos donde es necesario calentar la superficie del alimento para conseguir texturas crujientes (como pizzas) se emplean susceptores en los envases, que son materiales que absorben las radiaciones microondas y las convierten en calor.

Sin embargo, la innovación continua está presente en el sector para mejorar el cocinado de alimentos preparados en hornos convencionales o microondas. Destacar por ejemplo la bolsa plástica para cocinar directamente a la parrilla de la empresa Sirane. En el dossier de tendencias de este número citamos más ejemplos.

Y este tipo de tecnologías también tiene potencial de crecimiento no sólo para el consumidor final, sino que es aplicable a otros como el canal HORECA, cuya tendencia de futuro es la cocina cero o cocina de ensamblaje, es decir, la utilización de productos pre-elaborados. Pretende con ello un mejor escandallo de precios que permite ofrecer menús más ajustados, la menor manipulación y tiempos de elaboración, la flexibilidad de la oferta, así como garantías de un producto de calidad, etcétera.

Podemos hablar de que la cocina se empieza a trasladar a la industria alimentaria, lo que tendrá un impacto en la distribución y, en especial, en los envases, sobre todo aquellos que sean horneables o microondables, que mantengan todas las propiedades organolépticas del alimento precocinado.

En definitiva, se espera que el mercado de este formato de envases continúe creciendo e innovando a la par que el de los platos preparados. Los esfuerzos de las empresas de envase en cuanto a I+D+I se deben alinear con los productores de alimentos con el principal objetivo de aumentar cada vez más la calidad en la regeneración del alimento tras el cocinado o calentado, cumpliendo el envase en ello un papel fundamental, y todo ello, teniendo en cuenta su fin de vida.

Javier Zabaleta Meri

Director Gerente de ITENE

La imagen-packaging del vino, determinante en su venta

Imagen

¿Recuerdan ustedes aquel tiempo, no muy lejano todavía, en que la mayoría de los españoles comprábamos el vino a granel? Afortunadamente, los tiempos han cambiado. Ojo, no me malinterpreten, no estoy hablando de la calidad de los vinos a granel, muchos de los cuales son sin duda excelentes. Simplemente aplaudo que a la simple ecuación calidad/precio por la que nos regíamos se haya incorporado otra variable que cada vez es más importante: la imagen del vino. Es decir: botella, etiqueta y contraetiqueta, cápsula, collarín y hasta el cierre, juegan un papel decisivo, sino fundamental, en la venta del producto.

¿Las causas? Son bien conocidas y el cambio de los hábitos de consumo es una de ellas. El auge de las grandes superficies y supermercados ha tenido como consecuencia el (semi) abandono de la pequeña bodega de toda la vida; realizamos el 90%, sino la totalidad de nuestras compras, incluyendo el vino, en la gran distribución, y es en este contexto donde el lineal se erige en un juez insobornable que da y quita razones a cada producto expuesto. Así pues, la imagen-packaging que transmite el vino es determinante en su venta.

La necesidad de diferenciación, que se ha agudizado con la eterna crisis económica, es otra de las causas que han propiciado que veamos en los lineales no ya trabajos bien ejecutados y diseños innovadores y rompedores, sino etiquetas que son verdaderas obras de arte en las que los bodegueros ponen todo su amor para conseguir diferenciarse y hacer marca y en las que depositan buena parte sus esperanzas de seducir al consumidor durante el acto de compra.

Además, hay que tener en cuenta que el consumo de vino en España ha disminuido en los últimos tiempos, lo que acrecienta si cabe la importancia de captar la atención del consumidor en el lineal.

Por ello, el sector vinícola español está poniendo sus ojos en el mercado exterior. Si bien los vinos a granel españoles se siguen vendiendo bien, por su inmejorable relación calidad/precio, la necesidad de explorar nuevos mercados está también contribuyendo a abrir nuevas vías en la innovación y en la creatividad de los diseños de las etiquetas. Y es que, como en tantos otros sectores de producción también ocurre, creatividad e innovación suelen ser más apreciados fuera que en nuestro país. De ello se están dando cuenta cada vez más bodegas que están creciendo, y con considerable éxito, en el competitivo entorno global.

Contamos en este número con la presencia de Bodegas Torres, un productor de vinos y licores de primer orden mundial, que nos explicará su experiencia en el ámbito del packaging. Diseño de etiquetas, de la mano del diseñador y artista Enrique Torrijos e innovaciones en cápsulas y tapones, completarán nuestro dossier de mercado de envases bebidas alcohólicas, enfocado en el vino.

Mencionar también la atención que dedicamos en este otoñal Infopack a la Publicidad en el Lugar de Venta (PLV). El congreso del sector, realizado recientemente en Barcelona, ha dejado claro que coordinar todas las acciones de marketing aplicadas en el punto de venta, rehuyendo el “excesivo ruido” en los mensajes que reciben los consumidores. En este sentido, es destacable el trabajo realizado por el investigador Jordi Colet y que pueden disfrutar nuestros lectores en estas páginas.

Y por último, pero no menos importante, en nuestra línea de dar visibilidad a los contenidos relacionados con el packaging farmacéutico, un área siempre propicia para la innovación, ofrecemos una entrevista con Miguel Ángel Martín (portada), gerente de Marcomer, que nos muestra las amplias posibilidades del mundo del envase en un sector de tan especial importancia y complejidad.

Javier Romero, fundador de la revista Infopack

El reto 2020 del sector del vino español

zabaleta09

El sector del vino español se ha marcado un objetivo muy claro de cara a 2020: alcanzar los 3.288 millones de euros de facturación exterior vendiendo una cantidad de vino parecida a la que se ha logrado en estos años, pero con un precio medio muy superior y sustituyendo vino a granel por vinos envasados, según el Observatorio Español del mercado del vino.

Es todo un reto, aunque las cifras son alentadoras. En 2012, los vinos españoles facturaron 265 millones de euros más que en 2011 hasta superar los 2.500 millones de euros (+11,9%). Y, en volumen, se produjo una caída del -8% respecto al ejercicio anterior. Esta distinta evolución en valor y en volumen supone una subida del precio de venta (+21,6%), hasta los 1,21 euros por litro.

Para abrirse paso a los mercados internacionales, es preciso controlar la parte comercial y legal del proceso. Pero también hay que tener en cuenta que la salida al mercado exterior exige de aspectos decisivos como son la creación de una marca competitiva, el desarrollo de nuevos envases, adaptar el producto al ciclo de distribución del transporte, así como conseguir su estabilización (aumentar su longevidad).

La Plataforma Tecnológica española del Vino, en su estrategia nacional de I+D+I del sector, plantea una serie de retos para desarrollar nuevos envases y estrategias de control de la trazabilidad del producto. En primer lugar, se plantea el reto de utilizar nuevos materiales que favorezcan la conservación y distribución del producto.

Desde el punto de vista de la conservación, otro reto de esta estrategia es adecuar los distintos sistemas de cierre tan importantes en este producto (controlar la transferencia de oxígeno, estudiar la interacción corcho-vino, etcétera).

También el uso de envases inteligentes, que permitan conocer la trazabilidad en toda la cadena de suministro y dar información del producto, se encuentra entre los objetivos (tecnologías TIC para controlar los riesgos del transporte y distribución, indicadores termocrómicos para conocer el estado de conservación del producto o indicadores de autenticidad, etcétera).

Finalmente, otra propuesta de innovación está en la optimización de sistemas de grandes envases para garantizar una buena conservación durante el transporte de vino a granel y con embotellado en destino, lo que supondría la posibilidad de adaptar el producto a cada mercado, siendo eficaces en el proceso de distribución.

Precisamente, ese reto del sector del vino está alineado y tiene la misma visión temporal que el nuevo Programa Marco de I+D+I de la Unión Europea, el Horizonte 2020, en el que pueden tener cabida estas propuestas de desarrollo, y cuyas primeras convocatorias están previstas para diciembre. Contar con expertos tanto en esta línea de investigación, como en la coordinación y formación de consorcios europeos, es clave para obtener el éxito en la presentación de estas propuestas de desarrollo conjunto.

Otra forma de innovar se encuentra individualmente en el estudio del sistema de envase y embalaje y en su optimización mediante la simulación del ciclo de transporte; la adecuación del envase del vino a la legislación de seguridad alimentaria; el análisis de eficiencia energética del producto y su optimización ambiental en todo su ciclo de vida; o con estudios de percepción del consumidor para introducirse en nuevos mercados, por ejemplo.

En conclusión, las bodegas han conseguido un proceso de producción altamente tecnológico, aumentando cada vez más la calidad del producto final. Pero para lograr ese reto 2020, tendrán que incorporar I+D e innovación a su producto, siendo el sistema de envase y embalaje una oportunidad para alcanzarlo.

Javier Zabaleta

Director Gerente ITENE

 

Innovación en envase farmacéutico para mejorar la protección al consumidor

zabaleta08

El envase de los productos farmacéuticos es el encargado de conservar la estabilidad y calidad de los medicamentos, así como de protegerlos contra las falsificaciones. Las últimas innovaciones en el sector están destinadas a mejorar el nivel de protección del paciente.

Por un lado, los nuevos envases buscan garantizar que el producto no haya sido manipulado, presentando dificultades para ser abierto por niños con el objetivo de evitar accidentes o intoxicación por medicamentos. Al mismo tiempo, deben ser fáciles de manipular por adultos y el mundo senior, puesto que éstas son las personas que más los consumen teniendo en cuenta los cambios demográficos y el envejecimiento de la población mundial. Existe, por tanto, una necesidad de diseñar envases y cierres “child-resistant” y “senior friendly” (CR/SF).

Otra de las innovaciones garantiza la conservación del producto farmacéutico. Los envases activos interaccionan con los productos permitiendo su adecuado mantenimiento o alargando su vida útil. Existen en el mercado envases absorbedores de oxígeno y humedad, dispositivos de cierre para añadir desecantes, etcétera.

También se han detectado nuevos desarrollos en el campo de las tecnologías de la información, con envases inteligentes que facilitan información al paciente recordando el momento de la toma, lo que supone un mejor control de la dosis.

De igual manera, otra tendencia es proteger al consumidor frente a las falsificaciones. Dispositivos ópticos y sistemas de trazabilidad (códigos de lectura óptica o por radiofrecuencia) son algunas de las herramientas que permiten garantizar la procedencia de los medicamentos desde el envase.

Respecto a los tipos de envase que más oportunidades de crecimiento tienen, los dispositivos de administración de medicamentos como inhaladores, aerosoles nasales o parches transdérmicos han redefinido el mercado y en breve podrán llegar a ser tan importantes como el propio producto farmacéutico.

También el formato blíster tiene expectativas de gran crecimiento, sobre todo por la necesidad cada vez mayor de contar con envases de dosis unitarias, que adecúen el medicamento a las necesidades reales del paciente. En este sentido, el último Real Decreto Ley 16/2012 de reformas para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) incluye, entre otras, la obligación de que los laboratorios farmacéuticos modifiquen los envases de las medicinas para ajustarlos a la duración de los tratamientos.

Las innovaciones en packaging farmacéutico también tratan de dar respuesta a otras tendencias generales de mercado como la concienciación medioambiental, así como a criterios económicos. Ejemplos de ello son la sustitución de materiales de envase más pesados por otros más ligeros y el rediseño de referencias a partir de criterios de sostenibilidad.

Por tanto, cuidar, informar y fidelizar al paciente en un marco de actuación sostenible y de reducción de costes, centran la innovación en el envase farmacéutico, siendo los laboratorios los responsables de aprovechar esta tecnología e incorporarla en su estrategia de negocio.

Javier Zabaleta Meri

Director Gerente de ITENE

Tendencias en el envasado farmacéutico

Imagen

Con el prometedor horizonte del nº 200 de INFOPACK cada vez más cerca, iniciamos en una nueva temporada, después de unas más que merecidas vacaciones, ofreciendo un dossier de mercado centrado en el envase farmacéutico.

Se trata la Salud de un sector que mueve en España unos 85.000 millones de euros anuales y representa más del 8% del PIB. La industria farmacéutica española, que se encuentra entre las 10 primeras del mundo, es una de las mayoras exportadores de entre todos los sectores, con cerca del 50% de su producción total y, sin duda, la que más invierte en I+D.

Es el farmacéutico un entorno que prima, más que ningún otro, la integración entre la eficiencia de la producción y la eficacia del embalaje. Por esta razón, la I+D no sólo es importante en esta industria, sino indispensable para poder avanzar.

La adaptación a la presión regulatoria que año tras año “complica” el crecimiento del negocio es uno de los objetos de esta I+D y que toca de lleno al packaging, sobre todo en lo tocante a aspectos de antifalsificación, una de las principales lacras del sector, y seguimiento o trazabilidad del producto. Los laboratorios también invierten grandes recursos en conseguir envases que cumplan requisitos como comodidad de dosificación, facilidad de manipulación, a prueba de niños, visibilidad de la información o, simplemente, en su optimización con el fin de reducir costes.

Los lectores encontrarán un más que interesante informe sobre las tendencias actuales en envasado farmacéutico, así como sobre los temas candentes en este ámbito, como son la lucha contra las falsificaciones con, por ejemplo, etiquetas holográficas o RFID, la adecuación de las dosis o la optimización de costes, sin olvidarnos de la cuestión estética, puesto que las farmacias se asemejan cada día más a un lineal y los envases han de cumplir también la función de “vendedor silencioso” que caracteriza a los envases en las estanterías de los supermercados.

Por otro lado, seguimos también en este número muy de cerca la evolución de los plásticos biodegradables aplicados a nuestro sector. Domingo Font y Sebastián Espino, especialistas de Ercros, nos esbozan en estado de la cuestión en la actualidad, poniendo el foco en el área de la sostenibilidad.

Luis Virgos, de Kodak, nos acerca la impresión híbrida en el mercado del packaging; la adición de la impresión digital a las tecnologías de impresión convencionales añade una nueva dimensión al concepto de personalización en el campo del envase por su elevada calidad y productividad.

El corcho, el más tradicional de los materiales utilizados para tapones en el sector del vino y el cava, acabados de lujo para estuches de cosmética y perfumería, envases para carnes frescas más ligeros y, por lo tanto, más ecológicos, y muchos otros temas pueden ser también motivos de interés para nuestros lectores.

Javier Romero, fundador de la revista Infopack

Optimización del embalaje para el comercio electrónico

zabaleta07

El comercio electrónico batió un nuevo récord de facturación en el año 2012 en España tras ingresar, entre enero y diciembre, 10.455 millones de euros. Esta cifra es un 13,6% superior a la del 2011 (con 9.201 millones de euros), según el Informe de comercio electrónico de la CMT. Estamos hablando de que se realizaron un total de 151,6 millones de compras, lo que supone un crecimiento del 15,7% respecto al año anterior.

Se trata de un sector en pleno crecimiento gracias al avance de las nuevas tecnologías y de la mejora de la seguridad de los mecanismos de pago. Basta con indicar que desde 2007 hasta 2012, el volumen de negocio se ha incrementado un 180% pese a ser un periodo de desaceleración económica.

Un 20,7% de los consumidores, según un estudio de Ontsi, cree que la calidad de la entrega debe mejorar. Precisamente la entrega es el momento de la verdad en el comercio electrónico y forma parte integral de la propuesta de valor al cliente; si un producto está infraembalado y lo recibe en malas condiciones (embalaje defectuoso, roturas), genera gastos adicionales en devolución del producto y reclamaciones.

Para evitarlo se recurre en muchas ocasiones al sobreembalado, generando sobrecostes innecesarios. El coste de la distribución de los productos afecta de forma directa a la viabilidad de la venta por Internet y es muy importante tenerlo en cuenta en el plan de negocio.

El incremento del volumen de negocio en e-commerce obliga a las empresas a plantearse una optimización de los embalajes que utiliza, tanto como modo de prevención frente al aumento de residuos, como por la rentabilidad. El objetivo es diseñar un sistema de embalaje óptimo, que es aquel capaz de minimizar el coste del propio embalaje y del coste derivado de incidencias/daños en el producto.

La mayoría de riesgos se pueden minimizar o reducir si se analizan y se incorporan en el proceso de diseño del embalaje. En este tipo de venta predominan los riesgos mecánicos (daños estáticos por apilamiento de productos, o dinámicos por las caídas, vuelcos, golpes contra las pareces del camión/contenedor, frenazos, aceleraciones, vibraciones, etcétera) y los climáticos (daños por cambios de temperatura durante la distribución).

El envase y embalaje también puede contribuir a incrementar el volumen de negocio del tipo de producto que más handicaps tiene para el comercio electrónico, como son los perecederos. Requieren de transporte en frío y ello implica un coste logístico mayor y asumir riesgos por rotura de la cadena de frío. Conseguir sistemas que contribuyan a disminuir los costes garantizando la seguridad alimentaria es básico, teniendo en cuenta que este tipo de productos tiene márgenes bastante bajos en la distribución.

La incorporación de tecnologías como embalajes isotermos de bajo coste o de envasado activo de los productos puede contribuir a mantener intacta la cadena de frío de los alimentos, generando mayor confianza en los consumidores para la compra-online, y por tanto, alcanzando un volumen necesario de negocio para poder rentabilizar los costes logísticos.

Javier Zabaleta Meri

Director Gerente de ITENE